• Colectivo

Qué puedo hacer frente a los comportamientos de oposición y/o los berrinches de mi hijo/a

Dra. Emma Barron, Dra. Alicia Cohen, Dr. Alexandre Hubert, Pr Richard Delorme, Dra. Eva Stantiford - Centro de excelencia de autismo y trastornos del neurodesarrollo de Ile de France - Servicio de psiquiatría infantil del Hospital Robert Debré, París, Francia.


Desobediencia y oposición: ¿qué es?

La oposición es una forma de aprendizaje para el niño y una de las fases clave en su desarrollo. También es una forma de poner a prueba los límites o de buscar la atención de sus padres.

Es probable que estos comportamientos sean frecuentes y difíciles de manejar durante el período de confinamiento estricto debido al COVID19. En algunos casos su hijo/a puede mostrarse incluso más desafiante de lo habitual.

No se preocupe, no se sienta culpable. Es un proceso común al que cualquier padre debe enfrentarse.

10 estrategias para prevenir el comportamiento de oposición

1. Dar instrucciones simples y claras: Es importante dar instrucciones simples y claras para que su hijo pueda entenderlas. Es mejor dar una instrucción a la vez. Estas instrucciones deben darse de manera positiva y respetuosa, por ejemplo "por favor habla en voz baja" en lugar de "deja de gritar".

2. Priorizar las reglas: elija las reglas que sean realmente necesarias para una buena dinámica familiar. Sea práctico y establezca reglas que sean factibles de acuerdo con la edad de su hijo.

3. Anticipar las tareas: por ejemplo, puede decirle a su hijo "en cinco minutos será la hora de la cena" o "cuando hayas terminado de leer la página tendrás que bañarte".

4 Permanezca junto a su hijo/a durante unos segundos después de la orden: después de dar una orden permanezca junto a su hijo/a y asegúrese de que haga lo que se le ha pedido. De esta manera se asegura que el niño o la niña ha entendido lo que debe hacer, puede también ayudarle al principio.

5. Reforzar el comportamiento de su hijo/a: si algunas de las instrucciones son difíciles de llevar a cabo para su hijo/a, puede elaborar una tabla de puntos con 2-3 instrucciones a seguir por día (para más información sobre la tabla de puntos puede leer el documento “ Cómo motivar los cambios durante el confinamiento : Tabla de puntos”).

6. Respetar los límites cada día - No contradiga lo que dijo el día anterior: el niño o la niña no entenderá si le regaña por una actividad si no reaccionó el día anterior.

7. Elogiar y fomentar los comportamientos positivos: Si su hijo/a sigue las reglas: elógiele. Esta es la mejor manera de mantener un buen comportamiento. Con el tiempo, las reglas serán cada vez más respetadas y se convertirán en una rutina.

8. Trabajar en conjunto con su pareja y/o con los otros adultos de la casa al establecer las reglas: es importante tratar de anticipar en la medida de lo posible las reglas educativas que desea establecer en el hogar. Es importante hablarlas, si es posible, entre los padres de antemano, por ejemplo por la noche cuando los niños están en la cama, y así llegar a un acuerdo. A menudo hay un padre/madre más estricto/a y un padre/madre más permisivo/a. Trabaje en equipo con su pareja e intente encontrar un punto intermedio. Si eso no funciona, nunca es demasiado tarde para cambiar las reglas.

9. Usar el humor - evite una confrontación demasiado directa. El humor a menudo puede romper la dinámica de oposición de su hijo, también puede sugerir otra actividad o juego. Su rigidez a menudo lo lleva a oponerse a usted. Al usar el humor o al cambiar de tema o actividad, su hijo aceptará mejor sus estrategias.

10. Evitar las palabras humillantes e irrevocables: este es un punto muy importante. No critique a la persona, pero puede criticar su comportamiento, por ejemplo "No me gusta cuando no comes bien". Esto también permite que el niño entienda lo que no ha hecho bien y necesita mejorar. Cualquier palabra que pueda humillar o denigrar a su hijo ("eres un perdedor" o "eres un verdadero idiota") debería estar prohibida. Esto refuerza la mala imagen que el niño tiene de sí mismo durante estos comportamientos de oposición. Incluso puede reforzar la oposición ("¿Por qué debo escuchar cuando todos piensan que soy un/a inútil?").

¿Qué hacer cuando hay un comportamiento de oposición? ¿Cómo lo afronto cuando estoy confinado con toda la familia?

# Establecer contacto físico y visual: Si el niño/a le desobedece, acérquese a él/ella, sin amenazarlo/a con su presencia física. Es importante ponerse a la altura del niño/a y establecer un contacto visual. También puede haber contacto físico, como cogerle las manos si es necesario. Una vez que tenga su atención puede explicarle lo que no debe hacer y ofrecerle una alternativa.

# Reaccionar de forma graduada según la importancia de la desobediencia: por ejemplo, quitar un juguete, la tableta, etc. durante un tiempo corto y limitado (unos minutos) y explicar por qué. Después de este tiempo, puede devolvérselo. Si repite el comportamiento que le ha prohibido, puede volver a quitarle su juguete (o lo que le haya quitado anteriormente) durante un periodo de tiempo ligeramente más largo. En caso de enfado, puede proponerle un tiempo de tranquilidad (5 -10 minutos) para que se calme.

# Regule su reacción y manténgala: muy a menudo, tendemos a querer establecer consecuencias estrictas para sus hijos: "Castigado de videojuegos durante toda una semana" "No podrás llamar a tus amigos durante toda la semana". Evite las sanciones que no pueda cumplir. Si decide imponer un castigo, éste debe ser meditado y realizable. De lo contrario, su hijo/a entenderá que sus castigos no serán respetados y esto refuerza la idea de impunidad y el hecho de que puede continuar con un comportamiento no deseado. Manténgase firme pero justo y dé prioridad a la recompensa sobre el castigo.

Si se produce un ataque de rabia o berrinche ¿cómo podré controlarlo durante el período de confinamiento?

# El confinamiento es un período estresante para toda la familia. Por lo tanto, no es raro que su hijo que se enfrenta a situaciones de frustración (que son factores de riesgo para desencadenar un berrinche) pueda tener rabietas o rabia en este momento.

# Por lo tanto, será necesario manejarlos de la mejor manera posible, para preservar la armonía familiar durante el confinamiento. El mensaje clave es no entrar en una lucha de poder durante la crisis, es decir, no reaccionar como un espejo ante su hijo.

Aquí tiene algunas estrategias de comportamiento a implementar si se encuentra en esta situación.

10 estrategias para gestionar la crisis

1. Mantener la calma frente a su hijo que le insulta y le golpea no es nada sencillo. Su hijo intentará arrastrarle a la crisis gritando, provocándole, siguiéndole por la casa hasta que usted reaccione.

2. Aplique un tiempo de retirada o “tiempo muerto”: evite la interacción con su hijo/a mandándole a su habitación o a otra habitación. Si se niega a ir solo/a, puede acompañarle. Tenga cuidado, esta fase suele ser difícil. Trate de no hablar demasiado y no haga daño a su hijo/a. Por eso acompañarle es una buena solución; en general, el niño o la niña le seguirá fácilmente si se mueve.

3. Si no respeta este “tiempo muerto”(del inglés “time out”), puede intentar cerrar la puerta explicándole al niño/a que este tiempo para calmarse es necesario. No intente negociar con él o ella a través de la puerta. No vuelva a intervenir a menos que el niño o la niña esté en peligro.

4. Si todavía no respeta este “tiempo muerto”, y da golpes a la puerta, puede entrar en la habitación, sentarse en una silla y fingir que lee. Fingir que no lo ve, parecer ocupado mirando un libro o un periódico. Los niños suelen odiar que sus padres sean indiferentes a su rabietas. No intente negociar con él/ella. Mantenga la calma. No vuelva a intervenir a menos que piense que su hijo/a está en peligro.

5. Evite extender la crisis a toda la familia. Intente pedirle a los otros niños que vayan a su cuarto o a otra habitación. Evite las peleas entre adultos. Cuando hay una crisis como ésta, todo el mundo entra en el conflicto muy rápidamente.

6. Los otros hermanos/as no deben estar presentes durante el berrinche. En este tiempo de confinamiento, no es posible sacarlos de casa, así que trate de ponerlos en otra habitación.

7. Si son dos adultos en casa, pueden turnarse con el niño o la niña que tiene el berrinche. Por lo general es una situación que crea mucha tensión, esto permitirá poder “airearse”.

8. No hable demasiado durante el berrinche. Este no es el momento de preguntarle a su hijo/a cómo se siente, ni de darle un sermón. Su hijo/a está abrumado/a por sus emociones, no está accesible para discutir. Cuanto más lo estimule, más tiempo prolongará la crisis.

9. Después de la crisis (por fin!), deben hablar de lo sucedido con calma con su hijo/a. Una vez que estén los dos más tranquilos y en un estado emocional más estable, deben hablar sobre lo sucedido.

10. Evitar el castigo porque su hijo/a no tiene suficiente control sobre su comportamiento para evitar los berrinches. El castigo puede aumentar la ira y disminuir la autoestima. Favorezca la reparación, permitiendo que su hijo/a repare los daños materiales que ha causado durante la rabieta. Dele a su hijo/a tareas domésticas que le responsabilicen, como poner la mesa o pasar la aspiradora. Acompañe a su hijo/a en las primeras tareas.

¿Es normal la ira que he estado sintiendo como padre o madre?

# Puede que haya sentido ira hacia su hijo, culpa si perdió el control de su comportamiento durante la crisis, pero también empatía por su hijo/a que sufre, o incluso un sentimiento de desánimo en su papel de padre/madre. Estas emociones también pueden superponerse, y tiene que aceptarlas.

# Mantenga una actitud positiva. El confinamiento es un momento estresante para toda la familia, pero puede ser un momento idóneo para llevar a cabo actividades familiares para las que no tiene tiempo normalmente. Puede establecer una rutina diaria con un tiempo para los deberes/trabajo de los padres y tiempo para el ocio/actividades individuales y familiares.

48 Boulevard Serurier, 75019  Paris France

©2020 by Dr. Benjamin Landman. Child Psychiatry, Robert Debre Hospital - Paris